Naciste sin avisar, una mañana de invierno

          Una más entre millones ¿a quién le puede importar?

No te dejaron llorar a tu madre y, desde el cielo,

Cayó una cortina de agua; no lo pudo soportar  

A los trece, sin saberlo, despuntabas en belleza

De todas las de tu clase, te eligieron la mejor

En los concursos ganabas, sin oposición apenas

Jaztándose de su nieta, tu abuela se aprovechó

Aquellos hombres vinieron y muy lejos te llevaron

Recorriste cien países de distintos continentes

En España, finalmente, con tus quince, te dejaron

De esos tiempos espantosos, mejor que nada recuerdes

En tu vida, ya imborrable, quedó grabada su huella

Al verte tan masacrada y perdida, en tu juventud

Mayor te hiciste, de pronto y, si cabe, aún más bella

Altiva, te prometiste venganza, con acritud

Rompiendo con todo aquello, no dudaste ni un momento

Tras matar a varios hombres, para poder escapar

En mi casa te escondiste, y luego en mi pensamiento.

rostro

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s