-¡Hombre Alfredo, cuánto tiempo! ¡Piluca! ¿Cómo estáis?
-¡Santiago, fenómeno, si estás hecho un chaval! ¡Carmen, tan guapa como siempre!
-Oye, está muy bien este sitio. ¿Es nuevo?
-Sí, bueno, reformado. Esta vez invito yo que conozco bien al chef y al dueño también. Preparan unos corazones de alcachofa con boletus…y unos pescados al horno….
-Bien bien, lo que tú digas. Cuando paséis por Gasteiz… os voy a llevar a comer a una sociedad gastronómica que tenemos….y veréis qué cocineros…¡como los de Burgos! (Siempre he admirado a Alfredo; desde los Jesuitas; es atento, desprendido, simpático, entiende de todo…y qué bien trata a su mujer, todo el tiempo cariño por aquí, cariño por allá…. A mí es que no me sale. Será cuestión de carácter, de genes, yo qué sé…siempre le llamo Carmen y ella a mí Santi, y a correr; y claro, no hay color) ¿Y qué tal van tus obras, Alfredo?
-Viento en popa. Estoy terminando de construir unos hoteles en Palencia y Valladolid que son una maravilla. Cuando les inauguren, os llevaré a conocerlos. Os encantarán.
-No lo dudo. Siempre has hecho grandes obras. Es que te gusta innovar y que tienes buenos técnicos. (Y que con ese carácter tan afable que tiene seguro que consigue buenos clientes. Además, creo que sus trabajadores le adoran; será que les paga bien y por eso su empresa funciona a las mil maravillas, no como la mía, con los problemas de cobros y pagos que tengo, todo el día en la pelea, que si las horas extras, que si los turnos, que si el ruido de las máquinas…., es que esto de fabricar y vender tornillos a gran escala es muy complicado.)
-Ah! Voy a pedir un buen vino. Es de las bodegas en las que invierto últimamente. Ya veréis que vino. Impresionante. Cuando queráis vamos a Laguardia y comemos allí.
-Joder Alfredo, no paras con tus bodegas. Al final vas a cambiar de oficio a bodeguero.
-No, ¡qué va! Simple afición. Y que me encanta el vino de la rioja alavesa. Bueno, y no veas cómo se vende. ¿Y tus tornillos? ¿Ya les vendes a los chinos y a los árabes?
-Estoy en ello. Acabo de importar una nueva máquina para lograr ser competitivo en todo el mercado internacional; pero es tan cara que he tenido que hipotecar la fábrica y los almacenes. Espero que, cuando funcione al cien por cien, podré bajar bastante los costes. Me sobrarán trabajadores y habrá que reinsertarlos. Ya te mandaré alguno.
-Ja, ja. Santi siempre tan sociata. Vale, vale, ya les pondremos a echar hormigón y a colocar ladrillos. ¡Cariño! ¿Te han gustado los entrantes? ¿Y a ti, Carmen? Ya os dije que este chef tiene una mano…. Sirve, sirve, vino. Como os decía, la bodega va viento en popa. Encima, la añada 2015 va a ser excelente….y abundante. Estoy reformando varios restaurantes de alto standing y, de paso, que introduzcan mi vino en sus cartas.
-A ver si ahora te va a dar también por la cocina. ¿Ya no vas al golf?
-¡Cómo no! Un sábado sí y otro no, salvo cuando es la temporada de la perdiz o de la becada, ya sabes que los cotos que tenemos son muy buenos. ¡Ahí te quiero ver yo!
———0———

(¡Mírale! Ahí llega el amo del corral. El gallito. Todos le ríen las gracias. ¡Como si tuviera algo de gracioso! Se cree que porque nos invite a una cena una vez al año ya justifica que no nos suba el sueldo. Estas cenas de empresa, bueno, de jefes de obra y oficinistas que no es lo mismo, son un rollo…Creo que en el fondo nos odia a todos. ¡Menos a su contable! A ese que no le toquen un pelo. No sé quién de los dos es más explotador. Y los demás, ¡hala! A dar la cara para enfrentarnos con los proveedores cuando llegan a la oficina cabreados porque les han devuelto sus facturas o porque les han retrasado los pagos…. A quién se le ocurre pedir cordero asado para cenar…. con lo pesado que es….si ya sabemos que nos ha traído aquí porque le hicimos una reforma y tendrá algún cobro pendiente o algo parecido….
¡Y cómo trata a las pobres secretarias! Mira la pobre Amalia, ahí tan calladita y sonriente, seguro que todavía está pensando en la bronca que le cayó porque le encontró una mota de polvo sobre su interfono. ¿Y Sara? ¡No ha venido! ¡Ah, ya! Como es la última que ha entrado, cuando llega Navidad, le da de baja por un mes y luego la vuelve a contratar. Será tacaño y ruin…Anda que la que despidió hace unos meses al enterarse que estaba embarazada…., ¿cómo se llamaba….? Rosana, eso es. Que del disgusto se puso muy enferma. ¡Pobrecilla! Y aquella otra….Clara, la rubita, que para que se fuera voluntariamente le hizo ir a las obras a primera hora a pasar lista del personal y quedarse hasta última hora en la oficina hasta que se fuera el último técnico y hacerse cargo de todos los recados de proveedores y encargados…Y sí, lo logró… aguantó casi dos meses de esa manera….hasta que se fue voluntaria, sin cobrar.
Me he colocado bien aquí en la esquina de la mesa. Lejos de los pelotas de siempre. Cuando encuentre un puesto de trabajo en otra empresa, vamos que si me voy….pero con esta crisis… Va el otro día y me larga una bronca por ponerle una prima a un obrero que se había quedado una hora más para limpiar la hormigonera automática. Hasta me llamó comunista. Así que otro día me dirá que se queda sin limpiar…y tardaremos dos horas más en arrancar por la mañana…lo mismo que pasó con los alicatadores que se quedaron más tiempo a descargar un camión de palés de cerámica cuando me mandó quitarles las primas…. al poco tiempo, otro camionero con palés de terrazo se tuvo que quedar a dormir en Burgos porque no quisieron descargarle a última hora…es que no tiene nombre lo de este hurón. ¡Vaya vino más malo! Podía habernos pedido, al menos, un crianza para acompañar al cordero. Es que es de un tacaño…Uy que calladita veo a su secretaria personal….vaya mosquita muerta….en la oficina todo el día don Alfredo por aquí, don Alfredo por allá….y le cuenta todos los chismes de todos.. Pero un día que la sacamos a tomar dos vinos nos contó unas cosas…. Que si Don Alfredo tiene una querida, una tal Carmen….que encima debe ser la mujer de un amigo suyo… que si le tiene que comprar las pastillas azules…que si le tiene que buscar un hotelito a escondidas….
Lo que no entiendo es cómo no ha cerrado ya esta empresa. El jefe nunca va a ver las obras hasta que están acabadas pero, eso sí, en la oficina, todos los días nos exige y nos exige…y a bronca diaria y a gritos: ¿Ya está la certificación? ¿Qué pasa con los plazos? ¡Vaya mierda de certificación, tienes que cobrar más, buscar partidas nuevas que no estén en el contrato para cobrarles…! Ya no le soporto más. Bueno, ya sacan los postres…luego se irá con los pelotas quién sabe a dónde y, por fin, podremos tomar unos cubatas tranquilos los cuatro técnicos con los cuatro oficinistas y las cuatro secretarias que le tenemos que aguantar cada día….)

———0———

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s