Detente reloj! ¡Para! ¡Para, por favor!
¿Por qué eres tan cruel conmigo?
No malgastes mi tiempo en estas horas bajas.
Guárdamelo muy bien para cuando esté dormido.
Entonces podré cumplir todos mis sueños imposibles.
¿Por qué sigues avanzando? ¡No sigas, te digo!
Al menos, ralentiza un poco mis minutos.
No quemes mi escaso tiempo sin motivo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s